Desarrollo

sostenible y ambiente

residuos urbanos

Reciclaje

Es realmente alarmante la cantidad de residuos que generamos y al no gestionarlos de manera correcta terminan contaminando el ambiente y afectando a nuestro ecosistema, por esto, es que creamos una sección especial sobre residuos en nuestra web para que puedas reconocerlos y tener herramientas para disminuir su cantidad.

 

La separación de residuos en origen es la práctica a partir de la cual se discriminan, dentro de nuestros residuos, los materiales que pueden ser reutilizados o reciclados. Esta debe ser llevada a cabo en el lugar mismo donde se generan los mismos: Sea en el domicilio particular, oficinas, escuelas, hoteles, restaurantes, etc.

Las recomendaciones a la hora de separar nuestros residuos en casa para poder llevándolos al punto verde de tu barrio, son mínimas pero muy  importantes para tener en cuenta:

1- Limpiar bien las botellas y compactarlas, lo mismo con las latas.

2- No se reciclan las servilletas o cajas sucias, los papeles y cartones que sí podemos reciclar son aquellos que no tienen restos de comida.

3- Del total de la basura que producimos un 44% es orgánica, y esta puede ser destinada a la compostera.


 

Los residuos orgánicos, son biodegradables, se descomponen naturalmente y tiene la propiedad de poder desintegrarse o degradarse rápidamente, transformándose en otra materia orgánica. Los residuos orgánicos se componen de restos de comida y restos vegetales de origen domiciliario. Los desechos orgánicos, son ideales para poder transformarlos en compost, el cual es un fertilizante de altísima calidad. 

¿Qué es el compostaje?

El compostaje es un proceso de descomposición de la materia orgánica. Esta descomposición la llevan a cabo numerosos microorganismos, bacterias, hongos, e invertebrados como lombrices y cochinillas que viven en el suelo del jardín. Una de las características principales del compostaje es que es un proceso aeróbico: los organismos que intervienen en él necesitan un aporte de oxígeno constante. De esta forma los materiales no se pudren y por tanto no existen malos olores. El resultado es un producto de alta calidad que puede ser utilizado como fertilizante y regenerador del suelo, a esto se lo denomina “compost”.



Según el último informe del Banco mundial, los desechos en el mundo crecerán un 70% para el año 2050 si no tomamos medidas urgentes.

¿Qué podemos hacer como ciudadanos? Adquirir buenas prácticas para el manejo de nuestros residuos utilizando los siguientes principios.

Reducir: Reducir la cantidad de residuos que generamos es fundamental para evitar la contaminación del planeta Una manera de reducir la producción de residuos puede ser adquirir productos realmente necesarios y evitar comprar productos con muchos envoltorios.

Reutilizar: Reutilizar los residuos que pueden volverse a usar en su forma original es una buena forma de evitar contaminar el medio ambiente.

Reciclar: Otra buena medida es convertir el residuo en materia prima para fabricar nuevos artículos o productos.

Reparar: Cuando un producto se estropea, antes de tirarlo, hay que intentar repararlo.

Rechazar: Intentar no consumir productos que generen un gran impacto en el ambiente. No comprar productos con envoltorios que generan residuos innecesarios o no retornables. Elegir envoltorios reciclables y retornables.

Todas estas prácticas reducen el impacto ambiental negativo de nuestro consumo, lo que se ve reflejado directamente en una reducción en la huella ecológica.

Economía circular: Es un concepto económico interrelacionado con la sostenibilidad, cuya finalidad es que el valor de los productos, recursos, materiales. permanezcan en la economía durante el mayor tiempo posible, reduciendo de esta manera la generación de residuos y cerrando su ciclo de vida.

El sistema lineal de nuestra economía (extracción, fabricación, utilización y eliminación) ha alcanzado sus límites. Se empieza a vislumbrar, en efecto, el agotamiento de una serie de recursos naturales. Por lo tanto, la economía circular propone un nuevo modelo de sociedad que utiliza y optimiza los stocks y los flujos de materiales, energía y residuos y su objetivo es la eficiencia del uso de los recursos.

Estos son los rasgos que definen cómo debe funcionar la economía circular.

  1. Transformación del residuo en recurso: todo el material biodegradable vuelve a la naturaleza y el que no es biodegradable, se reutiliza.
  2. Segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no sirvan para sus necesidades iniciales.
  3. Reutilización: reutilizar residuos o parte de los mismos para la creación de otros productos.
  4. Reparación: dar una segunda vida a los productos estropeados antes que desecharlos.
  5. Reciclaje: aprovechar los materiales que se encuentren en los residuos.
  6. Valorización: aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.
  7. Eco-concepción: tiene en cuenta los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto y los integra desde su inicio.
  8. Ecología industrial y territorial: implantación de un modelo de organización industrial dentro de un mismo territorio que optimice stocks y flujos de materiales, energía y servicios.
  9. Economía de la funcionalidad: privilegiar uso frente a posesión y servicio frente a bien.
  10. Uso de energías renovables para producir el producto,  reutilizar y reciclar

¿QUÉ SON LOS PUNTOS VERDES?

Son lugares de recolección de materiales reciclables y están dispuestos en diferentes puntos de La Costa.

OBJETIVO

Generar conciencia acerca de la importancia de la separación de los residuos sólidos. De esta manera, se disminuye la cantidad de desechos que se envían al relleno sanitario y se reinsertan en la cadena productiva aquellos materiales que pueden ser reciclados.

¿QUE MATERIALES SE RECIBEN?

En esta primera etapa sólo PLÁSTICO, que pueden ser botellas, bidones, juguetes, tachos, bolsas, entre otros.

¿COMO DEPOSITAR LOS MATERIALES?

Deben estar limpios y secos, además se deben colocar dentro del contenedor sin que rebalse.